Volver
Agua y Cambio Climático

El valor de los ecosistemas amazónicos reside en los beneficios que se mantienen en el tiempo y que provienen de los diversos bienes de consumo y servicios ambientales que suministran. Los bienes son productos generados como componentes del sistema, pudiendo ser de consumo, como la pesquería, o no serlo, como la recreación y el turismo y la conservación de la diversidad biológica.

Los servicios que presta un ecosistema son de mucho valor para los seres humanos porque mantienen y mejoran su bienestar. El agua, por ejemplo, proporciona una serie de bienes y servicios para la producción y consumo humano, como peces, madera, combustible, alimentos, medicinas, cultivos y pastizales. Por otra parte, los ecosistemas naturales, como bosques, generan importante servicios económicos que ayudan a mantener la cantidad y calidad de los suministros hídricos. Además, ayudan a mitigar o prevenir desastres relacionados con el agua, como inundaciones y sequías.

La biodiversidad en su conjunto tiende a ser impactada en su conservación porque no ha sido reconocido en su totalidad el valor que tiene de acuerdo a los bienes y servicios que presta a la sociedad (CETA, 2009).