Volver
Gestión del Agua

 

GESTIÓN DE LA SOSTENIBILIDAD Y FUNCIONALIDAD DEL AGUA Y DE LAS CUENCAS

 

1. Introducción

2. Modelo de gestión FPEIR

3. Modelo de Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH)

4. Funcionalidad de las cuencas hidrográficas

5. Observatorio y vigilancia de la gestión del agua

6. Integrando modelos de gestión y sistemas de información

 

1. INTRODUCCIÓN                

Importancia del agua y las cuencas

Según Joaquín Araujo (Agua y sostenibilidad, 2009) no contamos con la palabra adecuada para denominar al agua y menos para calificarla. Solo se aproximan las palabras materia, sustancia, elemento, líquido o fluido. La originalidad y creatividad absoluta como insustituible del agua hacen imposibles su conceptualización.

Por sus propiedades genésicas, lo deja todo vivo tras si, en si y fuera de si. Entender que el agua se mantenga en el imaginario como materia prima de la sostenibilidad, la sensibilidad, la salud, la producción, el crecimiento y el futuro, es preciso reconocer que la primera propiedad del agua es que no puede ser propiedad absoluta de nadie y todos deben participar en su gobernabilidad y conservación. Por su propia condición nómada y circular debe quedar incorporada al uso y a la devolución; la libertad del agua es la que más beneficia, pues produce vida para todo y para todos.

El agua es un sistema de comunicación, transmisión y ordenación de los paisajes. Por ello es prioritario reconocer su determinante contribución a todas las formas de reproducción, crecimiento y renovación. Co sustancial con la sostenibilidad del agua es la cultura del agua que se originan de la fuente humana que se llaman respeto, cuidado, reciprocidad y sensibilidad.

Por todo ello el agua es mucho más que un recurso por que conlleva valores intrínsecos y patrimoniales.

Las cuencas, por su parte, son ecosistemas sustanciales para la provisión de bienes y servicios y verdaderas fábricas de agua. Manejar, proteger y recuperar  las cuencas hidrográficas buscan conserva r las múltiples funciones del agua y hacer posible su uso racional al servicio del desarrollo con enfoque de sostenibilidad y funcionalidad.

El agua y sus ecosistemas, las cuencas hidrográficas, son en sí un todo en el análisis para la gestión de la sostenibilidad y funcionalidad de los mismos, concepto y métodos que recoge el sistema de información como herramienta para la toma de decisiones de los actores clave de uso y la conservación del agua y sus cuencas.

Modelos de gestión

El modelo de gestión busca superar el enfoque tradicional de la gestión del recurso que orienta hacia una perspectiva de oferta y proyecta avanzar hacia una gestión integral y ecosistémica, orientada desde la demanda, de todos los sub sistemas interdependientes que componen la red de ríos, lagos, humedales, deltas, acuíferos que, además de suministrar recursos hídricos, conforman un valioso patrimonio con un capital natural suficiente para albergar vida y producir servicios para el bienestar de la sociedad.

Se adopta el modelo de gestión FPEIR por corresponder a un modelo integral que supera el enfoque de oferta centrado en una visión del agua como recurso pero complementado con el enfoque del modelo de GIRH con su enfoque integral de múltiples fuentes, usos y actores. La participación social, el conocimiento científico y local, el manejo y la gestión adaptativa son ingredientes sustanciales para el enfoque de la gestión y gobernanza de la sostenibilidad y funcionalidad del agua y de las cuencas.

Modelo de gestión adoptado en el SI

El modelo de gestión busca superar el enfoque tradicional de la gestión del recurso que orienta hacia una perspectiva de oferta y proyecta avanzar hacia una gestión integral y ecosistémica, orientada desde la demanda, de todos los sub sistemas interdependientes que componen la red de ríos, lagos, humedales, deltas, acuíferos que, además de suministrar recursos hídricos, conforman un valioso patrimonio con un capital natural suficiente para albergar vida y producir servicios para el bienestar de la sociedad.

Se adopta el modelo de gestión FPEIR por corresponder a un modelo integral que supera el enfoque de oferta centrado en una visión del agua como recurso pero complementado con el enfoque del modelo de GIRH con su enfoque integral de múltiples fuentes, usos y actores. La participación social, el conocimiento científico y local, el manejo y la gestión adaptativa son ingredientes sustanciales para el enfoque de la gestión y gobernanza de la sostenibilidad y funcionalidad del agua y de las cuencas.

Desafío del SI (sistema integrado de información del agua)

El sistema de información se proyecta a fortalecer metodologías para la mejora progresiva de la generación de datos y de información relevante para la gobernabilidad participativa del agua y la toma de decisiones sobre la sostenibilidad  y funcionalidad del agua y las cuencas.  De allí la necesidad de contar con un sistema integrado de información.

2. Modelo de gestión: FPEIR (Fuerza Motriz, Presión, Estado, Impacto y Respuesta)

Se fundamenta en el enfoque causa – efecto – respuesta a partir del análisis integrado de cinco elementos (Fuerzas Motrices, Presión, Estado, Impacto Ambiental y Respuesta (FPEIR)) desarrollado por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA, 1999 tomado de la iniciativa de la OCDE 1993) como un modelo apropiado para la gestión de la sostenibilidad, a partir del cual se definen distintos indicadores, especialmente en los relativos a la sostenibilidad ambiental y los procesos de ecoeficiencia.

Este modelo se constituye en una herramienta útil para el análisis de las interrelaciones entre las dinámicas socioeconómicas y los impactos ambientales que repercuten en la sostenibilidad y funcionalidad del agua y las cuencas, proporcionando  una visión de la degradación ambiental en relación con las causas directas e indirectas que la provocan.

Con base a los resultados de las fuerzas motrices que ejercen presión sobre el agua y la cuenca impactando o alterando en mayor o menor medida su estado inicial. La sociedad a través de su sistema de gobernanza puede activar una respuesta frente a estos impactos, tratando de corregir las tendencias negativas detectadas, para mantener y mejorar la estructura y función de los ecosistemas y de los servicios que éstos proveen; es decir proyectar la sostenibilidad y la funcionalidad del agua y las cuencas.

El modelo permite con aceptable claridad exponer la información para para alcanzar un conocimiento apropiado de la situación del agua y las cuencas. Esto es posible porque la metodología considera conformar un sistema de indicadores  que hacen referencias tanto a factores naturales y antrópicos organizados según el esquema FPIR.

Gráfico 1. Modelo de gestión causa- efecto – respuesta (FPEIR) y ejemplos de indicadores

    

 

3. Modelo de gestión: Gestión Integrada de Recursos Hídricos (GIRH)

La Asociación Mundial del Agua (GWP) define la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH), como un proceso que promueve el desarrollo y la gestión coordinada del agua, la tierra y los recursos relacionados; de forma que se alcance maximizar equitativamente el bienestar económico y social resultante, sin comprometer la sostenibilidad de los ecosistemas vitales.

El concepto de GIRH integra entonces el sistema natural - y su importancia crítica para la calidad y la disponibilidad del recurso - con el sistema humano, el cual determina fundamentalmente el uso del agua, la producción de desechos y la contaminación del recurso, que también debe establecer las prioridades de desarrollo. La integración debe ocurrir a través y entre estas categorías, tomando en consideración la variabilidad del agua en tiempo y espacio.

 

Gráfico 2. Marco integrador de la GIRH

El marco y enfoque de la GIRH reconocen que existen elementos complementarios y esenciales que deben desarrollarse y fortalecerse concurrentemente para que el sistema de gestión de recursos de agua sea efectivo. Estos elementos constituyen la clave de una gestión eficiente, efectiva y eficaz e incluyen:

1. El ambiente propicio, el marco general de las políticas nacionales, legislaciones y regulaciones y la información del manejo de los recursos de agua para los interesados.

2. Los roles institucionales y las funciones de los varios niveles administrativos y los interesados.

3. Los instrumentos de manejo, incluyendo instrumentos operacionales para una regulación efectiva, monitoreo y cumplimiento que permite a los gestores de política realizar elecciones informadas entre distintas alternativas de acción. Estas elecciones deben basarse en políticas acordadas, recursos disponibles, impactos medioambientales y consecuencias sociales y económicas.

Gráfico 3. Marco general para implementar la GIRH

De acuerdo a este enfoque es prioritario desarrollar y manejar instrumentos de gestión integral de los recursos hídricos a fin de implementar procedimientos de sostenibilidad que contribuyan al adecuado uso y conservación del agua y sus recursos, en el marco de un enfoque sistémico que considera la interrelación de los elementos antrópicos y naturales que constituyen el ecosistema acuático (hombre, agua, suelo, clima, vegetación, fauna, entre otros), teniendo a la cuenca como unidad territorial.

4. Funcionalidad de cuencas

Se toma como referencia la propuesta desarrollada por el equipo del Observatorio de Sostenibilidad de España (OSE) basada en las orientaciones de políticas sobre el agua de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). El enfoque de análisis se orienta hacia la funcionalidad del agua a escala de cuenca. Metodológicamente se propone lleva a cabo un análisis integrado a nivel de cuenca centrado en cuatro aspectos: (1) usos, (2) sostenibilidad, (3) mantenimiento de las funciones ambientales del agua y (4) eficacia de su gestión.

El análisis parte de la idea que un uso sostenible del agua a escala de cuenca es aquél que mantiene la multifuncionalidad del agua. Atender este aspecto central requiere contestar una serie de interrogantes como las siguientes:

· La derivación de agua para usos humanos ¿se hace en una cuantía razonable? ¿Cuánta agua se gasta y qué representa? Este diagnóstico, ¿mejora o empeora a lo largo del tiempo?

· ¿Se hallan los usos del agua razonablemente integrados en el ciclo hidrológico natural?

· ¿Se mantienen las principales funciones ambientales del agua (mantenimiento de paisajes, espacios naturales, biodiversidad)?

· ¿Se realiza una gestión eficiente de los recursos y de las infraestructuras hidráulicas?

· ¿Se aplica una gestión adaptativa de los recursos hídricos y teniendo en cuenta el cambio climático?

. ¿Se fortalecen las instituciones para una gestión más sostenibles del agua?

Uno de los principales desafíos de esta propuesta metodológica es identificar información, principalmente la socioeconómica, a nivel de cuenca, toda vez que el sistema estadístico nacional se centra en las demarcaciones políticas.  Así mismo no siempre se cuenta con capacidades institucionales y humanas a para enfrentar un análisis integrado ya que en el mejor de los casos la información está presente en forma sectorial.

El análisis de funcionalidad suele ser complejo y requiere de manejo de suficiente información, sin embargo esta puede ser simplificando el análisis, tal como lo propone la OSE para casos específicos de cuencas con bajo perfil de información. Para ello propone una estructura de análisis de funcionalidad basada en indicadores biológicos y socioeconómicos, tal como se muestra a continuación:

1. Funcionalidad para la vida natural

1.1 Flora acuática (fitobentos).

1.2 Flora acuática (macrofitos).

1.3 Fauna bentónica de invertebrados: macroinvertebrados

1.4 Fauna íctica (peces)

1.5 Especies vegetales

1.6 Zonas protegidas

2. Funcionalidad para las actividades humanas

2.1 Abastecimiento humano y disposición de aguas servidas

2.2 Abastecimiento industrial y disposición de aguas servidas

2.3  Suministro agrícola (regadío) y contaminación de agua

2.4 Uso recreativo actual y manejo de residuos

2.5 Regulaciones del caudal y alteraciones morfológicas para el uso del agua

 

5.  Observatorio y vigilancia de la gestión del agua y las cuencas hidrográficas

Conceptualizar el agua y la cuenca hidrográfica como una unidad de gestión ecosistémica necesita tanto una perspectiva participativa para reforzar la colaboración del conjunto social, como suscitar o sembrar una nueva gobernanza desde una perspectiva de la cultura del agua. La participación social es un buen instrumento de gestión territorial que promueve la conciencia de pertenencia al territorio y la cuenca como un patrimonio propio y así fomentar el cuidado y conservación del territorio y la cuenca.

Pasar del concepto a la práctica requiere considerar herramientas que complementen los sistemas de información para convertirlos en verdaderos instrumentos de toma de decisiones para monitorear la sostenibilidad y funcionalidad del agua y las cuencas con base a indicadores y la participación de los actores clave para este objetivo social.

Por ello la propuesta que se pretende alcanzar en el mediano plazo es un sistema de información integrado con el funcionamiento de un observatorio de la sostenibilidad y funcionalidad del agua y las cuencas con la vigilancia como expresión de la participación pública y ciudadana para el monitoreo del logro del objetivo social de conservación y uso sostenible del agua y de las cuencas asociadas, alimentado con información resultado de la investigación.

Gráfico 4. Sistemas de información, observatorio y vigilancia para la toma de decisiones

 

 

6. Integrando modelos de gestión y sistemas de información

El sistema de información como servicios para los decisores de desarrollo sostenible plantea centrar la relación agua – sostenibilidad  complementándose con un aspecto clave como la funcionalidad de las cuencas.

La metodología se centra en un conjunto de indicadores denominados troncales por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). De este modo se podrá identificar los indicadores que más se ajustan a nuestra realidad, incorporar, de ser el caso, a nuestro sistema nacional de estadística y determinar brechas de información para incluir en la agenda de investigación.

Los modelos de gestión FPEIR y GIRH orientan la identificación y selección de indicadores de sostenibilidad y funcionalidad del agua y las cuencas, los mismos que pasan a formar parte del observatorio y consecuentemente monitoreados a través de modelos participativos integrados en el modelo de vigilancia, que también forma parte del conjunto, cuya finalidad es alcanzar los objetivos sociales de mantener los bienes y servicios esenciales del agua y las cuencas hidrográficas para el bienestar y salud de la sociedad.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

DOCUMENTOS DE INTERES

1. AGUA PARA EL SIGLO XXI: DE LA VISIÓN A LA ACCIÓN . GLOBAL WATER PARTNERSHIP. 2006

2. ESTRATEGIA NACIONAL PARA LA GESTION DE LOS RECURSOS HIDRICOS CONTINENTALES DEL PERU. Comisión Multisectorial del Gobierno Peruano. 2004.

3. LA GESTIÓN DE LOS RECURSOS HÍDRICOS EN EL PERÚ. Bérnex, Nicole. 2006

 

 

 

 

Volver